martes, 24 de julio de 2012

Un día en: Dublín



Un día en Dublín. 

Esta capital no tiene grandes monumentos, ni una riqueza arquitectónica única en el mundo, pero tiene un encanto, una amabilidad y un ambiente que te conquista.

Qué maravillosa ciudad es Dublín!

Bueno, Dublín es una ciudad que se ve con facilidad en un día, caminando tranquilamente de un punto a otro. Así que hacer esta entrada de "Un día en" es más sencillo que con otras ciudades. Pero también es una ciudad un poco engañosa, pues aunque en un día te de tiempo a visitar todos los puntos principales con tranquilidad, su ambiente engancha tanto, que os quedareis con ganas de más. Os lo digo por experiencia!!

Lógicamente, dependiendo de donde os alojéis puede que prefiráis empezar la ruta por un lado o por otro. Pero yo recomiendo comenzar el día por la O´Conell St principal arteria de la ciudad, y ver The Spire, el monolito gigante. Esta calle está animada desde primera horas de la mañana, gracias a su multitud de tiendas, restaurantes, bares y esculturas.


The Spire, O´Conell St

 Es una buena zona para comenzar la ruta, pues puedes aprovechar para pasarte por Henry St y Moore St, donde todas las mañanas ponen un mercado al aire libre. Además estas calles están llenas de tiendas tradicionales y sacareis fotos muy originales de las carnicerías, la panadería...

Mercadillo en Moore St
Nos acercamos al Liffey y desde sus orillas tenemos bonitas vistas y claro está, bonitas fotos.  Buen momento para cruzar el puente del penique (A Penny Bridge), aunque ahora no tendréis que pagar el famoso peaje.

Al otro lado del río continuamos por Westmoreland St hasta la esquina del Banco de Irlanda, un edificio de columnas grises. Y justo enfrente tenemos el Trinity College.




Entrada al Trinity College

El Trinity para mi fue una de las grandes sorpresas de Dublín.  Fue fundada en 1592 por la reina Isabel I, es la universidad más antigua de Irlanda y una de las más famosas del mundo. Según cruzas el arco de la entrada principal, llegas al patio central, rodeado de bonitos edificios, con tramos de hierva verde perfectamente cortada  y con la   imagen central del Campanillle

Campanille

  Mentalizaros a recorrerla despacio, sin prisa, disfrutando de sus detalles. Encontrareis puertas abiertas por todos lados así que colaros en todas las salas que podáis, pues parecerá que os transportáis a otra época.

Interior de un aula

  La decoración de lo interiores, las salas de reunión, las aulas, los salones sociales, está repleta de antiguedades, piezas de arte, cortinas de terciopelo, estatuas...  nosotros, pasando de un sitio a otro, dimos con una sala de reuniones sociales con unas mesas de billar muy antiguas, que parecían de otro siglo. Seguramente lo fueran.  En estas aulas estudiaron algunos personajes muy importantes de la literatura, como Samuel Beckett, Bram Stoker, Oscar Wilde o Edmund Burke.

Patio principal

Uno de las visitas obligatorias es la biblioteca (entrada 9 €) , el único lugar de pago y el único en el que seguramente tendréis que esperar cola para entrar. El edificio es de 1712 y cuenta con tres millones de libros repartidos en 8 salas.  Casi nada.  Es una de las bibliotecas más importantes del mundo. Disfrutar paseando entre sus infinitas estanterías, entre el olor a libros antiguos y madera.  En una vitrina tienen expuesta el arpa más antigua de Irlanda,  La Joya de la biblioteca es el Libro de Kells, de principios del siglo IX. Tiene un texto de algunos evangelios, con una ornamentación muy delicada y vivos colores.  Realmente una joya.

Pasear por sus campos de juego, con la vida universitario bullendo alrededor, las bicicletas aparcadas junto a los jardines...

Zonas deportivas 

Terminamos de ver la universidad y salimos por el lado contrario al que entramos, tenemos que buscar la esquina entre Clare St y Lower  Merrion St, justo en la esquina, está la  Oscar Wilde House y la entrada a Merrion Square. Este parque,  una maravilla de explanadas verdes y vegetación,  comenzó siendo un parque privado para las familias pudientes que se instalaron en los edificios georgianos que rodean el parque. Algunos de los secretos del parque son: la estatua de Oscar Wilde, las farolas (de más de 100 años), y los restos de un refugio antiaereo bajo la montaña de cesped al sureste del parque.  

Oscar Wilde en Merrion Square


Farolas centenarias, Merrion Square

Bajando por Upper Merrion St os encontrareis con otros edificios de interés arquitectónico, como la National Gallery, el Museo de Arqueología,  el Museo de Historia Natural o el Departamento de Finanzas.  Si os apetece, podeis acercaros a la Casa Numero 29 (Fiztwilliams St Lower esquina Mount St Upper), una casa georgiana de 1794 que aloja dentro un museo sobre la vida de la burguesía dublinesa en esa época.  La entrada cuesta 6 € e incluye una visita guiada (solo en inglés, pero os dan un folleto en español) y  un video muy entretenido en el que la señora que vivió en la casa cuenta cómo era su vida y la de la gente que vivía con ella.

En pocos minutos llegamos a St Stephen Green, uno de mis lugares favoritos de Dublín.  Este parque, inaugurado en 1664, cuenta con explanadas verdes, un lago repleto de patos y gaviotas, una fuente central y monumentos a varios personajes ilustres. Si os hace un día de sol, las explanadas estarán repletas de estudiantes y gente variopinta tirados en la hierva. Es un lugar ideal para descansar un rato y relajarse.

St Stephen Green
Fusilier´s Arch,  St Stephen Green

Saliendo del parque por Fusilier´s Arch os encontraréis de frente con Grafton St y el Centro Comercial St Stephen Green Shoping

St Stephen Green Shoping

El centro comercial merece una visita, pues es bastante curioso, todo de metal blanco y cristal, muy bonito. Todas las calles cercanas (Chathan Row, King St, Drury St...) están repletas de restaurantes y pubs, así que puede ser un buen momento para comer o picar algo por la zona. Nosotros comimos fenomenal en el Pub Hairy Lemon (Upper Stephen St esquina con Drury St).

Desde esta zona más o menos en quince minutos caminando llegamos a la Catedral de St Patricks.  Muy bonita por fuera, y rodeada de hierva verde. Es la mayor y más importante iglesia de Irlanda y tiene sus inicios en el año 450. Se puede visitar por dentro por 5,50€.

St Patricks Cathedral

Subimos hacia el norte por Patrick St hasta la catedral de Christ Church y el museo Dublinia. La Catedral se puede visitar por 6€ (a mi personalmente me parece que los precios de las iglesias en Dublín son excesivos, pero es lo que hay).  

Christ Church y Dublinia

Dublinia en un museo / exposición interactiva que cuenta la historia de la ciudad desde los tiempo vikingos. La entrada cuesta 7,50€ y yo recomiendo que antes de entrar, miréis algo de información sobre lo que hay dentro, pues a mi me gustó mucho y me pareció muy entretenido, pero a otras personas les parece una tontería. Cuenta con recreaciones de la vida cotidiana a tamaño natural, paneles interactivos, exposiciones... podeis mirar algo más sobre Dublinia aquí:   http://www.dublin.es/dublinia   y así  decidís si entráis o no. 

Exposición Dublinia
Exposicion Dublinia

La entrada de Dublinia incluye una visita al mirador de  la torre de la Christ Church.

Vistas desde la torre de Christ Church

Bajando por Winetavern St hasta Cook St podéis acercaros a ver uno de los pocos restos de las antiguas murallas de la ciudad. Justo frente a la Audoen´s Church.

Resto de las Antiguas murallas

Caminando por Dame St llegamos hasta el City Hall, el ayuntamiento.  Construido en 1779 por el gremio de los mercaderes como cámara de comercio. La entrada es gratuita y merece la pena dar un paseo por el interior y admirar la preciosa rotonda de estilo neoclásico. En el interior también hay una exposición sobre la historia de la ciudad, previo pago de 4 €. 

Justo al lado se encuentra el Castillo de Dublín. Utilizado desde el tiempo de los vikingos, sufrió un incendio en el año 1684 y su reconstrucción hizo que perdiera la forma y aspecto de castillo tradicional, aunque el interior se conserva en perfecto estado.  Por 4,50€ se puede visitar y recorrer las salas de la guardia, las habitaciones reales, el salón del trono, parte de las antiguas calles adoquinadas de la ciudad.   No os perdais el precioso jardín con forma de rotonda que hay tras el castillo, el Dubh linn Gardens, y las bonitas vistas desde allí de la torre de la pólvora y de la Coach House.

Dublin Castle

El atardecer es un buen momento para pasear por Gafton St, hacer algunas compras, ver a los músicos callejeros y por supuesto, hacerse una foto con Mollie Mallone.

Mollie Malone

Grafton St

Terminaremos la visita de hoy paseando por los Quays, con las bonitas vistas de los puentes y el Court House


Court House

Es el momento de regresar al alojamiento, cambiarnos de ropa, ponernos guapos e ir directamente al Temple Bar a disfrutar del maravilloso ambiente nocturno de la ciudad.  Los Pubs ofrecen cenas a buen precio, actuaciones en directo, zonas para bailar, diversión variada y guinness, mucha guinness. Recorre los pubs y busca el ambiente que mas se ajuste a tus gustos. Habla con la gente y aprende te la canción de Mollie Malone para poder corearla con los demás (http://www.coveralia.com/letras/molly-malone-the-dubliners.php ).  Será una noche inolvidable!!


Temple Bar
Musica Tradicional en un Pub

Esta es una ruta por el centro de la ciudad, para recorrerla tranquilamente y disfrutar de su ambiente, pero si teneis un poco más de tiempo, otros puntos imprescindibles de la ciudad son:

Guinness Storehouse. Situado en St James Gate la entrada cuesta 14,40 €. La visita incluye exposiciones sobre los componentes de la cerveza, los instrumentos necesarios para su fabricación, sobre la historia de la Guiness,  juegos interactivos y una especie de "cursillo" sobre como tirar tu propia cerveza, con diploma incluido.  Para finalizar, en la azotea se visita el Gravity Bar, donde te invitan a una pinta, mientras disfrutas de las vistas de la ciudad.  Podeis ahorraron un euro de descuento si sacais la entrada en el siguiente enlace:
http://www.partner.viator.com/es/6824/tours/Dublin/Evite-las-colas-Entrada-a-Guinness-Storehouse/d503-2776GUINNESS

Carcel Kilmainham. Imprescindible para entender ciertos aspectos de la historia del país y la guerra por la independencia de Irlanda. Las visitas cuestan 6€, son guiadas y muy explicativas, pero solo en inglés. Aun así, merece la pena admirar este capitulo de la historia. Como curiosidad, el último preso que obtuvo la libertad en 1924 fue Eamon de Valera, que llegó a ser presidente de Irlanda.

Phoenix Park. El parque urbano más extenso de Europa, es prácticamente un bosque, un lugar donde perderse y relajarse. En sus zonas boscosas es habitual ver familias de ciervos pastando tranquilamente. En las entradas del parque hay puestos de alquiler de bicicletas. Algunos puntos de interes del parque son el zoo, la columna del Ave Phoenix, el obelisco del Wellington Testimonial, la residencia oficial del presidente y el People´s Garden, una zona ajardinada y cultivada. 



Si quereis la versión IMPRIMIBLE   (sin fotos) pulsar aquí:
http://organizatetumismo.blogspot.com.es/2012/07/un-dia-en-dublin-imprimible.html

3 comentarios:

mapani dijo...

Muchas gracias Miriam!!! Dublín es una ciudad a la que le tengo muchas ganas, así que aquí tengo la guía perfecta.

Miriam dijo...

Genial mapani, me alegro que te sirva, gracias por tu comentario.

Lo malo es que con los peques es más dificil disfrutar del Temple Bar!!! jejeje Habrá que buscar niñera para una noche...

Arantxa dijo...

Me encanta Dublín!!!!!!

Genial tu blog

http://sinadasnoteahogas.blogspot.com.es/